Ciclo

El gran siglo de la pintura flamenca

En busca del individuo y la realidad


Pestañas principales

Desde mediados del siglo XV hasta finales del siglo XVII, la pintura flamenca es la gran pintura europea. Todas las escuelas beben de sus fuentes y se convierten en modelo de la mayor parte de artistas. Aunque es cierto que entrando en el siglo XVI los artistas flamencos giran la vista hacia Italia para descubrir lo que denominamos clásico, y que Roma, para ellos, se convierte en un hito obligado. Sin embargo, la capacidad descriptiva de los pintores flamencos y su gusto por la vida cotidiana se impone a la razón del sur de Europa.

Este ciclo plantea la evolución en paralelo al carácter propio de la sociedad de la época, imbuida, en los Países Bajos, de un humanismo reformista y del poder de los gremios. Todo ello hace que la cotidianidad disipe de alguna manera el mundo de la transcendencia.