Ciclo

La curiosidad salvó al gato


Pestañas principales

En una sociedad cada vez menos inclinada a la curiosidad como consecuencia de la proliferación del exceso de información, la popular expresión "la curiosidad mató al gato" se ha quedado vacía. Hoy nadie pagará el precio de saber, puesto que antes de tener el impulso de descubrir las cosas por sí mismo habrá alguna información, noticia o comunicación que disipará nuestra curiosidad.

Estos diálogos reivindican la curiosidad como deseo de emoción y como paso indispensable hacia el conocimiento. La curiosidad de los artistas es una de las formas más perfectas de recuperar como sociedad el impulso de atreverse de nuevo a mirar y a explorar. Los seis diálogos plantean cuestiones relevantes de la sociedad actual: hacia dónde nos lleva la creación y cómo nos cambia, la fuerza de establecer estrategias para recrear el mundo, la necesidad de ver en nuestro presente las facetas que tendrá nuestro futuro, la reivindicación de la intimidad para desarrollarnos en el mundo, la fractura entre arte y política o la capacidad de relatar nuestra realidad, de fabular en ella para modificarla.

Una iniciativa de Hänsel i Gretel