CONFERENCIA

Conservar El Miracle, iglesia, convento y presidio en el Anfiteatro de Tarragona

Pertenece a: Románico Abierto, redescubrir el patrimonio en el siglo XXI


Horarios y ubicaciones

Cerrar

Pestañas principales

En el año 259 d.C., Fructuoso, el obispo de Tarraco, junto con los diacas Augurio y Eulogio, fueron martirizados quemándolos vivos en el anfiteatro de la ciudad.

En su memoria, la comunidad cristiana de época visigótica construyó una iglesia en el mismo sitio. Sobre los restos de esa edificación primitiva, en el siglo XII, se erigió un nuevo templo románico, que subsistió hasta principios del siglo XX. Luego se reaprovechó, en los últimos años, como presidio, y fue parcialmente derribado. La iglesia, que era de planta de cruz latina con el absis cuadrado, se construyó con elementos y materiales del propio anfiteatro romano, en cuyos restos está integrada actualmente.

Las estructuras conservadas presentaban zonas con intensas degradaciones de los materiales pétreos y elementos constructivos. El origen de las patologías ha sido la exposición continuada al ambiente marino, a causa de la situación cercana al mar, y la humedad de muros y cimientos, provocada por acumulaciones de agua en el subsuelo.

La actuación de restauración, en el marco del programa Románico Abierto, ha consistido en formular soluciones encaminadas a eliminar, en la medida de lo posible, las causas de las patologías. También se han efectuado las consolidaciones estructurales y de materiales correspondientes, y los trabajos propios de restauración para una mejor conservación.


Sigue indagando
Temáticas relacionadas:
Públicos: