CONFERENCIA

¿Crecimiento y desigualdad son compatibles?

  • Presentacion del evento

    Datos del Evento
    • 11 de abril de 2016

      A cargo de

      Antón Costas, catedrático de Economía Aplicada y presidente del Círculo de Economía

    • CONTACTO:
      • Lunes 11 de abril, a las 19.00 h

    • RESERVAS:
    • Recomendado para:
      • Todos los públicos

    • Más información y otras ubicaciones

    Enlaces a Redes Sociales

    Tal y como pone de relieve el FMI, cuanta mayor concentración de riqueza hay en pocas manos, menores son las posibilidades de crecimiento. Antón Costas estudió las causas de esta dicotomía y analizó sus posibles soluciones.

    Más información y otras ubicaciones

    CERRAR
    Palau Macaya 

    11 de abril de 2016

    Más información y otras ubicaciones
    • Dirección:

      Passeig de Sant Joan, 108 Barcelona, Barcelona

    • Horario:

      Lunes 11 de abril, a las 19.00 h

    • A cargo de:

      Antón Costas, catedrático de Economía Aplicada y presidente del Círculo de Economía

    • Reservas:

    • Precio:

      Actividad abierta

    • Aforo:

      Plazas limitadas

    La sesión en un minuto

    • El crecimiento y la desigualdad ¿son compatibles? Este es el dilema planteado en esta conferencia, al que ha intentado dar respuesta el profesor Antón Costas, catedrático de Economía aplicada en la Universidad de Barcelona y presidente del Círculo de Economía. En la última ponencia del ciclo de debates ¿Qué pasa en Europa?, organizado por el Consejo Catalán del Movimiento Europeo con el apoyo de la Obra Social "la Caixa", Antón Costas plantea la siguiente respuesta: de entrada –dice– "eso depende". "El crecimiento y la desigualdad –afirma– son compatibles, a veces." De hecho lo han sido en el pasado e incluso lo son hoy en día, en China, en Estados Unidos y en Inglaterra, donde se nos ofrecen experiencias en que ambas variables conviven. En buena medida, eso dependerá de hasta qué punto se acepten determinadas consecuencias políticas. Antón Costas se muestra prudente: "Todo dependerá del tipo de crecimiento que deseemos, del tipo de desigualdad que se genere y del precio político que estemos dispuestos a soportar."

    • Costas plantea una visión de la evolución de las ideas contrastantes de los economistas sobre los factores que podrían favorecer o no el crecimiento. Lo hace partiendo de épocas muy lejanas hasta llegar a nuestros días: desde Mandeville con su conocida Fábula de las abejas, pasando por el máximo representante de la escuela clásica, Adam Smith, con La riqueza de las naciones y La teoría de los sentimientos morales, en que de hecho plantea una defensa de los principios y sentimientos morales como base del crecimiento, hasta llegar a los modernos economistas neoclásicos y a la irrupción de J. M. Keynes y sus seguidores, para finalizar mencionando a autores contemporáneos como Kuznets, Okun, Piketty y Henri Guitton. Con este recorrido histórico trata de fijar el marco conceptual en el que se ha estado desarrollando el análisis de la relación entre crecimiento y desigualdad. Sobre esta base afirma que hay que tener muy presente que la formación básica de los economistas se encuentra muy arraigada, aún hoy, a una idea central: las políticas encaminadas a favorecer sobre todo la equidad, o a reducir la desigualdad, acaban por tener costosos efectos en términos de una reducción de las tasas de crecimiento de las economías afectadas. En la realidad del conjunto de nuestras economías, sigue afirmando Costas, estamos viviendo hoy lo que ya habíamos vivido cien años atrás, a principios del siglo xx. "Un claro retorno de la desigualdad, tras haber transitado por una época de mayor igualdad, en el periodo comprendido entre los cincuenta y ochenta del siglo pasado. Un retorno que ha comportado un claro renacimiento de la preocupación por la redistribución entre los propios economistas", concluye.

    • Por último, el profesor Antón Costas nos anuncia la buena noticia del posible nacimiento de un cierto nuevo paradigma en las formas de ver la relación entre economía y desigualdad, que abandonaría la versión dominante de talante claramente pesimista, y que defendería –aunque sea con ciertas cautelas– que, "cuanta mayor igualdad, mayor crecimiento de los países". Como indica Costa, los datos e informes provenientes de organismos como el Fondo Monetario Internacional nos indican que "con ciertas restricciones en los extremos, los países más igualitarios parece ser que crecen mejor y distribuyen mejor los frutos de su crecimiento, no solo en cuanto a la renda, sino por ejemplo en salud, educación, libertad, etc.". Es con la presentación de estas teorías y de una cierta evidencia de los estudios en marcha que Antón Costas reivindica como "una buena nueva" el principio de que "ciertas políticas redistributivas prudentes pueden mejorar tanto la eficiencia como el crecimiento de los países". Para finalizar, Costas recuerda que todas las relaciones entre dos variables económicas como las mencionadas –crecimiento y desigualdad– dependen siempre de múltiples factores. Pese a que indica que muchos economistas dicen que la desigualdad es la otra cara del progreso y que es inevitable, él opina que en el Estado español el problema es otro: "Ahora, lo que más nos afecta es la falta de oportunidades, sobre todo entre los jóvenes, mucho más, aún, que la desigualdad."

Organizado por: