CONFERENCIA

El futuro de la Eurozona: ¿hacen falta reformas?

  • Presentacion del evento

    Datos del Evento
    • 14 de diciembre de 2015

      A cargo de

      Amadeu Altafaj, representante permanente de la Generalitat ante la UE

    • CONTACTO:
      • Lunes 14 de diciembre, a las 19.00 h

    • RESERVAS:
      • 93 400 53 59

    • Recomendado para:
      • Todos los públicos

    • Más información y otras ubicaciones

    Enlaces a Redes Sociales

    A partir de la observación de la actual situación económica de la UE, Amadeu Altafaj reflexionó sobre las posibles vías de reformas que podrían mejorar y asegurar el futuro de la eurozona.

    Más información y otras ubicaciones

    CERRAR
    Palau Macaya 

    14 de diciembre de 2015

    Más información y otras ubicaciones
    • Dirección:

      Passeig de Sant Joan, 108 Barcelona, Barcelona

    • Horario:

      Lunes 14 de diciembre, a las 19.00 h

    • A cargo de:

      Amadeu Altafaj, representante permanente de la Generalitat ante la UE

    • Reservas:

      • 93 400 53 59

    • Precio:

      Actividad abierta

    • Aforo:

      Plazas limitadas

    La conferencia en un minuto

    • "Los catalanes nos definimos por un europeísmo militante, convencido y constructivo", afirma sin tapujos Amadeu Altafaj, que antes de ostentar el nuevo cargo de representante permanente de la Generalitat ante la Unión Europea pisó Bruselas primero como periodista y, de 2012 a 2014, como jefe del gabinete de Olli Rehn, vicepresidente de la Unión Europea y comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios. Su amplia experiencia ha sido la base de su exposición sobre qué reformas necesita la eurozona, durante la tercera jornada del ciclo de conferencias ¿Qué pasa en Europa?, organizadas por el Consejo Catalán del Movimiento Europeo con el patrocinio de la Obra Social "la Caixa", celebradas en la sede del Palau Macaya.

      "Aún se necesitan reformas, se precisa más arquitectura" para encarar el futuro de la eurozona, asegura Altafaj. "Asistimos a una recuperación económica muy frágil aún, a significativas divergencias entre los países del sud y los del centro y norte, y el endeudamiento público y privado hace temer cuál sería el eventual margen de maniobra que tendríamos ante una nueva crisis.

    • No podemos relajarnos, tenemos que ser exigentes", reivindica quien fue jefe del gabinete de Rehn, a la vez que admite el pecado original. "La respuesta europea a la crisis fue lenta porque no se había realizado un diagnóstico." Hasta que no se actuó, cayeron Grecia, Irlanda y Portugal, "y el Estado español tuvo que ser claramente rescatado".

      Pese a ser tardía, la voluntad política fue decisoria. A la Unión Europea no se le había pasado nunca por la cabeza que tendría que rescatar países. "Jurídicamente era imposible; políticamente, impensable, y, además, no había el dinero para hacerlo. Fue llevada a cabo una verdadera ingeniería jurídica al servicio de una voluntad política".

      Altafaj concluye que todos los esfuerzos realizados para dar solución a la crisis en diferentes frentes se ven ara cristalizados en lo que se conoce como "el informe de los cinco presidentes", una "hoja de ruta ideada para completar la unión económica y monetaria; es decir, para efectuar el trabajo no realizado en Maastricht".

    • El informe de los cinco presidentes –Comisión, Consejo, Eurogrupo, Parlamento y BCE– fue presentado en junio de 2015 y no será hasta el jueves 17 y viernes 18 de diciembre que se discuta con los Estados miembros en el Consejo Europeo. Para Altafaj, el informe "es ambicioso pero realista"; establece que ya hemos pasado lo peor de la crisis "pero reconoce que se arrastran carencias estructurales: elevadísimo paro, débil crecimiento, fragilidad financiera y divisiones políticas internas y peligrosas". Se trata de "solidaridad a cambio de responsabilidad", en su opinión, y anima a los responsables a tratar temas tan importantes como la creación de un SMI y un subsidio de paro europeos.

      El representante permanente de la Generalitat ante la Unión Europea considera que durante demasiado tiempo se ha menospreciado un plus de legitimidad democrática porque algunas cuestiones implicaban importantes cesiones de soberanía. En este sentido, Altafaj es contundente: "Hay que reforzar el papel de los parlamentos –nacionales y europeos– para dar más legitimidad y transparencia a un sistema que, de otro modo, se ve impuesto. La UE es percibida por el ciudadano como un ente complejo, lejano y abstracto, y es muy difícil romper esta barrera". Si se desarrolla esta hoja de ruta, añade Altafaj, "será necesario abordar la inclusión de los cambios presentes y futuros en los tratados". El cambio gradual del sistema financiero, el desarrollo de mecanismos para la resolución de futuras crisis y la siempre polémica figura de la fiscalidad común –"hay una carencia absoluta de Europa en términos de fiscalidad"– son algunos de los puntos que, según Altafaj, es imprescindible abordar.

Organizado por: