VISITA COMENTADA

Descubre el Muro geológico


Horarios y ubicaciones

Cerrar

Pestañas principales

El Muro geológico, uno de los elementos emblemáticos de CosmoCaixa Barcelona, reúne diferentes cortes, y cada uno de ellos ilustra una historia geológica y va acompañado de un experimento que muestra los procesos geológicos que lo han originado. Acércate y observa, de la mano de geólogos expertos, una historia a veces colosal, a menudo enigmática y siempre sorprendente.

Choque de continentes - Pliegues espectaculares en las pizarras de León
Hace más de 300 millones de años, en una Tierra muy diferente a la actual, dos grandes continentes chocaron dando lugar a una de las más imponentes cordilleras que han existido jamás: los Hercínidos o Varíscidos. Hoy, de las estructuras de aquella gran cordillera quedan solo las cicatrices que han sido preservadas de la erosión. Los pliegues que observas en el muro son un testigo único de aquel choque. Las pizarras, de 450 millones de años de edad, fueron enterradas y plegadas a unos 11 kilómetros de profundidad ¡y hoy las encontramos aflorando en la cordillera Cantábrica! ¿Qué hechos nos narra el sorprendente viaje de estas rocas?


Un toque de sal en la Catalunya Central - Sales potásicas de Súria
35 millones de años atrás la cuenca del Ebro era un extenso entrante de mar que empezó a quedar aislado del océano Atlántico por el levantamiento de los Pirineos. El clima árido de aquella época causó una fuerte evaporación en este antiguo mar, concentrando las sustancias disueltas en las aguas y favoreciendo la precipitación de sales sódicas y potásicas. Una vez depositadas y enterradas, las sales fueron deformándose formando pliegues y diapiros, como los de Súria y Cardona. ¡Observando la forma de los pliegues se ve cómo las sales se comportaron como plastilina! ¿Por qué y cómo tuvieron las sales esta respuesta?


El ritmo de los glaciares brasileños - El lago de Itú hace 290 millones de años
El pulso climático de la Tierra lleva latiendo centenares de millones de años. ¿Quieres sentirlo?
Llegado de Itú (Brasil), el prisma rocoso del muro nos muestra sedimentos depositados en un lago glacial.
Sus láminas son un espectacular ejemplo de una época mucho más fría, con grandes glaciares en Brasil que oscilaban al ritmo de las estaciones. Durante el invierno, cuando la superficie del lago helaba, al fondo solo llegaban barros finos y oscuros para la materia orgánica.
En verano, el deshielo arrastraba arenas más claras. Siente, así pues, el ritmo del clima brasileño en la Tierra glacial de 290 millones de años atrás.

A golpe de viento - Piedra arenisca de Mallorca
Hace unos 40.000 años, cuando la costa balear era muy distinta, el viento transportó restos de conchas de organismos marinos hacia el interior de las islas, formando grandes campos de dunas, que rápidamente empezaron a cimentarse formando la ahora bien conocida piedra arenisca de Mallorca. Esta roca, extraordinariamente joven, es fácil de cortar y es un rasgo diferencial en la construcción popular y rural de las Islas Baleares. ¿Qué nos cuentan estas dunas que vinieron del mar?


Volcanes en nuestra casa - Gredas de Olot
En La Garrotxa, profundas fallas que atravesaban la corteza terrestre dieron lugar a una de las zonas volcánicas mejor preservadas de Europa. Hace unos 10.000 años nació un nuevo volcán, proyectando cenizas, escorias y bombas alrededor suyo. Era el Croscat, un joven pequeño gigante entre los volcanes de la zona de Olot. Las gradas volcánicas que pueden observarse son producto de su actividad e incluyen fragmentos muy irregulares de escoria que cambian su color debido a la oxidación por el vapor de agua. El pequeño gigante duerme. ¿Podemos confiar en su aparente tranquilidad?


Vida y misterios de un antiguo lago -  El lago de Incarcal, Besalú
Hace más de dos millones de años una colada volcánica cerró el paso del agua de un valle fluvial cerca de Crespià y generó un lago. Hoy, los sedimentos preservados de aquel lago nos hablan de los organismos que lo habitaban y su relación con el ecosistema. Nos cuentan también que la región era sacudida por terremotos causados por la evolución tardía del Pirineo. Y nos avisan de que los visitantes que se acercaban a sus orillas tenían que hacerlo con cautela. ¿Quieres arriesgarte?

 

En colaboración con: 

Facultad de Geología de la UB

 


Sigue indagando
Temáticas relacionadas:
Públicos: