EXPOSICIÓN

Planos sensibles


Horarios y ubicaciones

Cerrar
CaixaForum Zaragoza 

Del 28 de junio al 9 de septiembre

  • Dirección:

    Av. José Anselmo Clavé, 4, 50004 Zaragoza, Zaragoza

  • Horario:

    De 10.00 h a 20.00 h

  • Promociones:

    Entrada gratuita para clientes

  • Reservas:

  • Precio:

    Precio entrada exposiciones: 4 €
    (incluye el acceso a todas las exposiciones)
    Niños y niñas menores de 16 años, entrada librre

    Visitas comentadas para el público general
    Sábados, a las 18 y 19 h
    Domingos, a las 12 h
    Plazas limitadas
    Precio por persona: 3 €
    50% de descuento clientes "la Caixa"
    COMPRAR VISITA COMENTADA

    Visitas concertadas para grupos
    Grupos máximo de 25 personas
    Es necesaria la inscripción previa en el tel, 976 768 201
    Precio por grupo: 60 €
    Los grupos con guia propio también deberán reserva día y hora

Pestañas principales

Esta exposición con piezas de la Colección "la Caixa" de arte contemporáneo

contrasta las obras de dos generaciones de artistas españoles que se replantearon conceptos como realidad, representación y abstracción, y se enfrentaron a la gran tradición de la pintura y la escultura. Tanto en los años de la posguerra como en los del final de la dictadura, la necesidad de regenerar los presupuestos artísticos se manifestó de manera paralela a la urgencia de explorar la naturaleza humana y de reconstruir la condición de sujeto.

En las décadas de 1950 y 1960, la angustia y el vacío existencial que surgieron después de la violencia de la guerra civil impulsaron los artistas a expresar en su obra no sólo la tragedia de una humanidad herida, sino también la posibilidad de generar nuevas formas para un mundo nuevo. Sus investigaciones formales, que cuestionaban la ilusionismo de la pintura, los condujeron a trabajar el plan pictórico como un espacio de realidad de gran potencial expresivo. Algunos artistas agredieron el lienzo rasgándolo, arañándolo, cortándolo, manchándolo o empastándolo con el fin de inscribir la realidad de la impronta humana y sus cicatrices. Para otros artistas, el plan pictórico se convirtió en una cabeza fecunda de formas abstractas, tanto expresionistas como geométricas, que hacían imperceptibles los ritmos que constituyen el mundo. La exposición también incluye la escultura abstracta más experimental de la época.

A la década de 1980, varios pintores retomaron las investigaciones que sobre el plan pictórico habían hecho artistas informalistas como Antoni Tàpies o Antonio Saura, un trabajo profundamente marcado por la conciencia de crisis de la idea de modernidad y de vanguardia, al contrario que el de estos últimos artistas. Por eso, la pintura se entendió entonces desde la autorreflexión, desde la exploración de los procesos propios de la práctica pictórica. La tela continuó siendo, efectivamente, un campo de pruebas y de experimentos con materiales, figuraciones y citaciones a la historia de la pintura (como la pintura de Nicolas Poussin, Caspar David Friedrich o Joan Miró), sobre la cual los artistas hablaban del concepto de pintura y de la posibilidad de continuar pintando. A pesar de que también es cierto que, en aquellos años, este concepto se revistió de una aura de romanticismo que enaltecía la subjetividad del artista y mitificaba el acto creativo.

Sigue indagando
Temáticas relacionadas:
Públicos: