CONFERENCIA

Promoviendo la salud cerebral

Cómo guiar el cambio del cerebro a lo largo de la vida


Horarios y ubicaciones

Cerrar

Pestañas principales

El cerebro cambia durante toda la vida. Esta plasticidad del cerebro a lo largo de la vida puede ser vista como el método de la naturaleza para superar las limitaciones del genoma y adaptarse a un entorno que cambia rápidamente. Sin embargo, los mecanismos de plasticidad y las dinámicas cerebrales resultantes varían entre los individuos y son modificados por la predisposición genética, las influencias ambientales, sus experiencias de vida e incluso la edad de cada individuo.
La edad media de la población mundial está aumentando a un ritmo sin precedentes, y el envejecimiento se asocia con reducciones en varios dominios cognitivos, además de ser el principal factor de riesgo para la demencia. El mantenimiento de la función cognitiva es fundamental no solo para conservar la cognición, sino también para la salud general durante toda la vida. A pesar de los importantes avances en la medicina y las importantes inversiones que se realizan, la morbilidad y la discapacidad a través del envejecimiento continúan siendo una enorme carga; a menos que se minimice el deterioro cognitivo y el coste asociado de los trastornos neurodegenerativos, corremos el riesgo de sucumbir a las cargas personales, sociales y económicas del envejecimiento.
Por otro lado, existen ya aproximaciones experimentales innovadoras que pueden evaluar la plasticidad cortical en los seres humanos a lo largo de la vida. En última instancia, los cambios en la plasticidad del cerebro y la dinámica pueden ser prueba de una mala adaptación y conducir a la enfermedad. Una plasticidad aberrante, excesiva, insuficiente o inoportuna puede ser la causa de los trastornos del desarrollo neurológico y neurodegenerativos tales como los trastornos del espectro autista, la esquizofrenia o la enfermedad de Alzheimer. Por otro lado, la optimización de la dinámica cerebral puede promover la salud del cerebro, mantener la función cognitiva y el bienestar a través de la vida útil, minimizar el riesgo de demencia y trastornos neurodegenerativos, promover la compensación funcional y la reparación del daño cerebral. Esto es fundamental para hacer frente a las enfermedades del sistema nervioso, y aprovechar el impacto de la función cerebral en la salud general (salutogénesis) para mejorar el control de las enfermedades médicas y minimizar su impacto funcional. Este es el objetivo del Brain Fit Club en el Beth Israel Deaconess Medical Center, de la Facultad de Medicina de Harvard (www.tmslab.org), que tiene la visión de transformar la sociedad a través del desarrollo de tecnologías e intervenciones basadas en la evidencia para la prevención del declive neurocognitivo y el mantenimiento de las capacidades cognitivas durante toda la vida, extendiendo así la salud general, la productividad de la sociedad y la calidad de vida para todos.


Con la participación de:
Sigue indagando
Temáticas relacionadas:
Públicos: