CONFERENCIA

Segunda etapa: el Bajo Egipto

Pertenece a: Por las orillas del Nilo


Horarios y ubicaciones

Cerrar

Pestañas principales

La primera capital de Egipto se estableció en Menfis, justo en el lugar donde el Nilo se divide en varios brazos para formar su extenso delta: el Bajo Egipto. En Menfis se veneraba al dios buey Apis, un buey con unas características muy particulares que, al igual que el faraón, vivía en un palacio en la capital del país. A su muerte, el buey Apis se enterraba en el Serapeo, donde todavía hoy se conservan los colosales sarcófagos destinados a preservar el cuerpo de estos animales sagrados. No muy lejos del Serapeo, algunos nobles del Reino Antiguo se enterraron en mastabas que decoraron con espléndidos relieves donde el mundo animal se representó en todas sus formas y colores. En la propia necrópolis también encontramos la pirámide de Unis, un rey de la V dinastía que decidió esculpirse textos rituales en los muros interiores de su monumento funerario. Estos textos son, muy probablemente, el corpus religioso más antiguo de la humanidad y, entre otras cosas, describen cómo el rey ascendía al cielo identificándose con diferentes aves. Cabe decir, también, que los textos de las pirámides se escribieron utilizando los signos jeroglíficos, a saber, unos signos donde el mundo animal es omnipresente y donde su significado trasciende la propia escritura. Más al norte, junto a El Cairo actual, los reyes de la IV dinastía habían levantado, años antes, las pirámides del altiplano de Giza, presididas por la Esfinge, es decir, un híbrido con cabeza humana y cuerpo de león. En la ciudad de Buto, en el delta, se veneró a la diosa cobra Uadjet, la divinidad tutelar del Bajo Egipto.


Sigue indagando
Temáticas relacionadas:
Públicos: