EXPOSICIÓN

Sorolla. Un jardín para pintar


Horarios y ubicaciones

Cerrar
CaixaForum Sevilla 

Del 5 de julio al 15 de octubre de 2017

  • Dirección:

    Camino de los Descubrimientos, esquina C/ Jerónimo de Aguilar, 41092 Sevilla, Sevilla

  • Horario:

    De lunes a domingo, de 10 a 20 h

  • Promociones:

    Gratis para clientes de CaixaBank

  • Reservas:

  • Precio:

    Cuatro euros

  • Aforo:

    Plazas limitadas
  • Comentarios:

    Si desea realizar cualquier actividad en otros idiomas (inglés, italiano y francés), pónganse en contacto con nosotros: 955 67 76 34 // rcaixaforumsevilla@magmacultura.net

  • Accesibilidad:

    Accesible para usuarios con silla de ruedas y personas con movilidad reducida.
    Accesibilidad a todos los espacios.
    Lavabos adaptados en todas las plantas y en cafetería.
    Espacios reservados en el Auditorio.

Pestañas principales

Sorolla fue siempre amante a la naturaleza y, como una forma especial de ella, de los jardines. Su afición creció con el conocimiento de los jardines andaluces, principalmente el Alcázar de Sevilla y la Alhambra de Granada, que pintó numerosas veces. Sobre estos jardines Sorolla fue concibiendo el suyo propio, que empezaría a hacer realidad a partir de 1910, cuando construye su casa. Es un jardín mediterráneo donde se mezclan los rasgos de la jardinería del Renacimiento italiano con la hispanoárabe, como de hecho ocurre sobre todo en el Alcázar de Sevilla.

En estos jardines andaluces, Sorolla admira la combinación de la
arquitectura y la vegetación, el colorido de las flores, la sensualidad de sus aromas y la presencia constante del agua, el rumor de las fuentes y los fascinantes efectos de los reflejos en las quietas aguas de las albercas.

La época de Sorolla cuenta con numerosos pintores jardineros; buscan su trozo particular de naturaleza para pintar al aire libre cómodamente, y luego se aficionan a hacer de ellos creaciones de formas y colores como sus cuadros. Monet o Caillebotte, cuya obra conocía bien Sorolla, fueron ejemplos insignes.

Sorolla no tuvo menos ambición: diseñó su jardín
inspirándose en los ejemplos que conocía, jardines clásicos y jardines árabes, distribuyó sus espacios buscando a la vez intimidad y espectáculo, escogió sus especies con ojos de pintor –rosas, blancos, amarillos, malvas– y lo pintó cuando ya era un artista consagrado y rico, por el gusto de pintar, retirado en su paraíso privado.

Crecen en su jardín el ciprés y el mirto, el naranjo, el limonero y el laurel; la rosa, el alhelí, la adelfa, el jazmín, el lirio y la cala, especies mediterráneas que se daban con exuberancia cuando el jardín tenía todavía mucho sol. Con el tiempo, la sombra de los arboles crecidos y los edificios altos de alrededor han creado otro clima donde se dan especies más atlánticas: azaleas, rododendros y camelias aportan ahora el color en los rincones más umbríos.

La exposición recorre este camino en que, mientras el jardín prospera y se llena de color, la pintura de Sorolla evoluciona y madura y su luz se hace más rica y delicada. Allí mismo, bajo la pérgola, con el sol filtrado entre los árboles, pintó Sorolla su último cuadro.


Sigue indagando
Temáticas relacionadas:
Públicos: